"Vivir por Fe" Mi Experiencia



Vivir por Fe es la invitación de nuestro Dios a llevar una vida cristiana apegada y confiada en El.

Hace aproximadamente unos ocho años Dios me llamó a vivir por fe. Él se valió de varios instrumentos para traer a mí el mismo mensaje, que se resumía en tres palabras, entiende, cree y confía.

Así fue como comenzó este reto, dejando atrás muchos años de estudio, otros tantos de empleo y de una buena posición; además de renunciar a todos los beneficios que de ello se obtienen tales como: vacaciones, plan médico, seguro social, plan de retiro entre otras, muchas otras necesidades. Su contrato concluía con una simple garantía: "Yo te pagaré por tu trabajo"

En la mayoría de los cristianos, la fe es el simple hecho que valida la salvación; Creer en Jesús y recibirle, les regala la salvación, la garantía de ser hechos hijos de Dios y mantener esa fe hasta el fin a veces parece ser el mayor reto. Sin embargo, este es sólo el comienzo para aquellos a quienes nuestro Padre nos ofrece cierta "plaza" en Su empresa.

Jesús en Lucas 2:49 luego de estar durante tres días "perdido" para sus padres; resultó que estaba en el templo. Cuando ellos le encontraron le cuestionaron la razón de estar allí, porque le buscaron desesperadamente.

Entonces él les dice: ¿Qué hay? ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios que son de mi Padre me conviene estar?

De esto se trata, precisamente; de hacer lo que el Padre quiere, donde Él quiere y cuando él quiere. Aun cuando otros precisen de ti. Esta vida de abnegación, no es fácil entenderla; ni para quien la recibe, ni para quienes le rodean.

Así que lo primero es Entender lo que se está haciendo. La familia, los amigos, y nuestros temores lucharán en contra de la decisión de vivir por fe. Se necesita ser muy honesto con Dios y aprender a escuchar su voz.

Necesitamos estar satisfechos con la ropa y comida básica (1Timoteo 6:8) y suficiente para HOY. (Lucas11:3) Lo demás es algo adicional que Dios puede darnos. Pero cuando no lo da, no tenemos excusa para dejar de vivir por fe hasta que lo dé.

A veces es necesario vender lo que se tenga. Y créanme que he tenido que hacerlo muchas veces, así que doy también gracias a Dios por Clasificados Online. Lucas12:32-33; Lucas18:22; Lucas14:33

Si se tiene deudas, entonces el dinero pertenece a la gente a quien se le debe. (Romanos13:8) Pagamos las deudas y después usamos lo que nos sobra, si sobra, para hacer el trabajo que Cristo nos ha mandado hacer primero y luego lo demás. (Marco 16:15) Es por eso que recortamos tantas cosas que nos gustan y establecemos prioridades. Se está en un constante ajuste que nos impide hacer planes propios. Porque el segundo punto es que Creemos que el Espíritu Santo es nuestro guía y sus planes son siempre mejores que los nuestros.

La prosperidad material nunca debe ser el motivo por cual queremos trabajar para Dios. Vivir por fe no es un método de lucro, sino una oportunidad de dar todo lo que tenemos para amar a Dios y a nuestro prójimo. Por lo que aquellos que tienen alguna tarifa u "ofrenda sugerida" en definitiva NO viven por fe. Sugerir una cantidad descarta lo que es una ofrenda.

Pablo se expresa en 1 Cor. 9:18

¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.”

Si se pide una tarifa, entonces se está estableciendo una paga, a diferencia de esperar a recibir lo que Dios ha dispuesto. He escuchado a muchos decir; que Dios les ha prosperado desde que establecieron una tarifa para cada compromiso; sin embargo eso es un efecto matemático y no uno de fe.

Poder decir que tengo un techo propio, un auto nuevo, comida sobre la mesa cada día, ropa para vestir, un poderoso ministerio con señales y prodigios y trabajo 24/7 sólo para Dios; es lo que yo llamo prosperidad.

Si no se está trabajando, no se está viviendo por fe. La diferencia es, que sí se trabaja, pero que tenemos un jefe nuevo (Dios) y un motivo nuevo (Amor).

Pablo continuó v.19 Por lo cual, siendo libre para con todos, me he hecho siervo de todos por ganar más.

¿Para ganar más dinero? No; para ganar más almas.

Tenemos que estar constantemente buscando maneras prácticas de mostrar el amor de Dios. Mientras que los demás se enfocan en trabajos de prestigio y de buenos ingresos, tratamos de discernir las necesidades espirituales mayores y trabajar en solucionarlas. Mostramos nuestra fe por medio de las obras (Santiago2:18), y si rehusamos trabajar para nuestro Jefe, ¡quizás veremos que él rehusará alimentarnos! (2Tesalonicenses 3:10)

Finalmente a veces, también necesitamos pedir ayuda. Se lo que es pedir fondos a alguna asociación para algún tratamiento médico, por la falta de un plan médico; porque aunque tengo muchos testimonios de sanidad que Dios ha obrado en mí y los míos, a veces somos probados también en esto.

Jesús les dijo a sus discípulos que averiguasen quién era digno de ayudarlos.

(Lucas10:7–8; Mateo10:10–11)

No debemos tener vergüenza en invitar a gente que se beneficia de nuestro trabajo a colaborar libremente "a voluntad" con lo que tienen para ayudarnos con nuestras necesidades. (1Corintios9:7–14). Tristemente son pocos los que desean ayudar debido a que estamos siendo fuertemente golpeados por la era del individualismo, dónde cada uno busca el bien propio. Hay quienes pueden ser puentes, pero se convierten en piedras.

Aun así, y llegamos al tercer punto; Confiamos en que Dios va a proveer de la forma que Él quiera, y no debemos (ni tenemos necesidad de) presionar a la gente en darnos algo. Pero aquellos que sabiendo hacer lo bueno, no lo hacen, les contará como pecado. Santiago 4:17

Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Filipenses 1:21

¡Yo Vivo por Fe!

#VivirporFe

0 vistas
  • Facebook Basic Black