Haciendo la Diferencia



Muchas veces nos tocara andar como solos por la vida. Hacer cosas en soledad, desde cosas simples, hasta tener que enfrentar grandes dificultades y adversidades. Pero en el transcurso, terminamos por descubrir que jamás hemos estado solos realmente. Hay cierta cantidad de ángeles protectores del alma y del cuerpo. Que nos libran aun de la muerte y nos ayudan a salir de lodos cenagosos y profundos. Estos ángeles pertenecen al Reino de Jehová de los ejércitos. También el Espíritu Santo nos sostiene en momentos de necesidad, tristeza y angustia. Se manifiesta con bondad, piedad, perdón, luz y amor.

¿Cuántas veces has estado decidido a hacer algo incorrecto? ¿Pero cuantas veces también algo superior a tus fuerzas no te permitió hacerlo? Así es; estas presencias hermosas están ahí, existen; pero muchas veces somos nosotros mismos que las alejamos de nuestras vidas.

No podemos seguir teniendo una vida espiritual fría, o tibia cuando queremos estar de pie en victoria ante las adversidades de la vida; eso es imposible sin Dios; créeme la victoria y el poder solo proviene de Dios; si nos acercamos cada vez más a la luz esta vendrá a nosotros de forma maravillosa, Dios es amor; de hecho en Corintios Dios se define como amor, Él es amor, es la forma más pura de amor que puede existir en todo el universo. Pero ¿qué sucede cuando transgredimos el amor? ¿Cuándo actuamos según nuestras bajas pasiones? ¿Cuándo tomamos venganza por nuestras manos? ¿Nos llenamos de odio? ¿De envidia? ¿De murmuración o señalamiento acusador? En vez de andar en oposición al reino de las tinieblas, nos hacemos copartícipes del él. En vez de odio, amor sufrido, benigno, tolerante, perdonador. En vez de envidia, aceptación, y reconocimiento en nuestros corazones por los logros ajenos; en vez de acusar para dañar, ¿Por qué no mejor construir para triunfar? Esas son las cosas principales que han llevado a la humanidad a permanecer rodeados de tinieblas; la envidia, el odio, la avaricia y el egoísmo.

Hoy no me preocupan los gritos del violento, del corrupto y del malvado, me preocupa el silencio de los inocentes y los justos. Es hora de tomar la batuta por las manos y dirigir nuestras vidas para ayudar a otros a conducirse de la mejor manera posible, sólo con amor y respeto por los demás podemos llegar a alcanzar plenitud y paz en nuestros corazones.

Debemos caminar con toda libertad en nuestra conciencia, que nada pasará si Dios está con nosotros y Cristo intercediendo; pues diremos con firmeza ¿quién contra nosotros? Si Dios tomó nuestra mano y nos ha levantado del suelo, El no nos soltará. Si Dios confirma nuestros pasos ¿podremos morir de sed en el desierto? Si Dios está tan cerca como dentro de nosotros ¿permitirá que nos alejemos de El sin intervenir?

Nada visible o invisible nos podrá separar de su grande y eterno amor…¡Amén!

Entonces el Señor me respondió: «Si regresas a mí, volveré a recibirte y podrás servirme. Si evitas el hablar por hablar y dices sólo cosas que valgan la pena, tú serás quien hable de mi parte. Son ellos quienes deben volverse a ti, y no tú quien debe volverse a ellos.

Jeremías 15:19

#haciendoladiferencia #reflexion #Jeremías1519

3 vistas
  • Facebook Basic Black