La Misión del Rebaño



Durante esta pequeña serie de reflexiones bíblicas sobre el Buen Pastor, el pastor y las ovejas; comenzamos describiendo las características de las ovejas y la razón por la que el Señor nos compara tantas veces con ellas.

En definitiva necesitamos reconocer nuestra fragilidad y nuestra total dependencia del Buen Pastor para vencer todos los peligros a los que estamos expuestos. Comprendimos que no debemos estar solos, que debemos seguir la voz de nuestro Pastor y mantenernos en el redil. Esto es necesario no tan solo por nuestra protección, sino porque hemos sido llamados para cumplir con un llamado y una misión. Esta misión se tornará cada vez más peligrosa a medida que avancemos y maduremos, así que nos será muy necesario mantenernos bajo el cuidado del Buen Pastor y reunidos en el redil.

Mateo 10 nos relata uno de los momentos en que Jesús enfatiza a sus discípulos sobre el alcance de su misión, la sustancia de su mensaje, las obras que van a realizar, lo que han de llevar consigo y los procedimientos que emplearán. En fin nuestro Buen Pastor dará la enseñanza, las instrucciones y las estrategias. ¡Cuán importante es estar cerca de Él!

Su misión comenzaría en Israel. “…id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel” v.6. Este era solo un preludio de la futura misión de la iglesia, que se extendería más allá de la casa de Israel hasta una dimensión universal.

Hoy su palabra sigue siendo la misma para nosotros; vayamos a los nuestros, a aquellas ovejas que están perdidas en nuestra comunidad, en nuestro pueblo, quizás en nuestra propia familia; comiencen siendo fieles en lo poco y yo los pondré en lo mucho.

Recuerdo que a lo largo de varios años sirviendo en el ministerio evangelístico recibí muchas promesas del Señor con respecto a las naciones y muchos me decían que aún no había visto nada, que vería mayores cosas cuando llegara al campo misionero. Sin embargo cuando escuchaba estas palabras, más que sentir regocijo, sentía tristeza y comencé a orar al Señor que no me permitiera llegar a las naciones hasta que viera las más grandes manifestaciones de poder y milagros en mi tierra Puerto Rico. Y Dios lo hizo; comencé a ver grandes manifestaciones de milagros, aún milagros creativos y liberaciones; entonces Dios abrió las puertas de las naciones. Es necesario trabajar con los nuestros y el momento es ahora.

La siguiente instrucción fue respecto al mensaje. “Predicad diciendo: El reino de los cielos se ha acercado” v.7. El mensaje aún prevalece, el mensaje de verdad y vida, el mensaje que predicó Juan El Bautista; el mensaje de arrepentimiento, el mensaje que produzca frutos. Cristo es nuestro mensaje; su amor, su gracia, su reino, su poder. Un mensaje lleno de poder espiritual, que discierna pensamientos, penetre hasta partir el alma, que provoque arrepentimiento, salvación, compromiso y madurez espiritual en el oyente. No un mensaje hueco, filosófico, humano, motivacional, terrenal o materialista.

Jesús también hizo énfasis en la autoridad y el poder. “sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia” v.8. El mensaje debía estar acompañado de señales y milagros. Los discípulos recibieron esta autoridad gratuitamente igual que nosotros, tan solo por la fe (Marcos 16:17-20). Y de la misma manera debían realizar la obra del Señor sin pedir o exigir nada a cambio. Así mismo desprovistos quizás de bienes, debían confiar en la provisión de Dios (v.9-10).

Que llevemos el mensaje claro, lleno de poder, con una vida sencilla y humilde, que seamos agradecidos y nos sintamos satisfechos en El continúa siendo eso que Dios espera de cada una de sus ovejas.

No debemos preocuparnos por nada, ni siquiera por el rechazo, si nos reciben la paz de Dios vendrá a posar sobre cada hogar y familia a donde lleguemos v.13 y si no nos recibiesen, El también nos dio instrucciones.

“Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad”. Mateo 10:14-15

#Reflexion #ovejas #servicio #misión #Mateo10

0 vistas
  • Facebook Basic Black