Dios Exhibirá Tu Justicia



Daniel no solo fue escogido por Dios como profeta; sino que era uno que tenía muchas cualidades y un carácter que honraba a Dios. Daniel era apenas un joven cuando llego a Babilonia cautivo, junto al pueblo judío. Su carácter no cambio, aun pese a las circunstancias que le rodeaban. Y no paso mucho tiempo para que Dios le pusiera en gracia y revelara al rey Nabuconodosor sus dones y cualidades. Pues fue Daniel quien revelo al rey el significado de un sueño y el rey no solo honró a Daniel haciéndole gobernador y jefe de los sabios, sino que dio gloria al Dios de Daniel. Y nuevamente Daniel muestra su sensibilidad compartiendo su bendición con sus amigos; quienes también fueron colocados en posiciones privilegiadas en el reino. (Daniel 2:48-49)

Cuando alguien exhibe cualidades como las de Daniel, esto generara siempre a lo largo de su vida no solo honra en muchas ocasiones, sino también molestia, celos, envidia, traiciones y guerra espiritual. Durante estos días he estado sintiendo una fuerte opresión de injusticia, falsedad, hipocresía, traición y envidia. No me refiero a mi únicamentee, sino que siento estas huestes de maldad y oposición contra quienes Dios ha querido promover. Y contra quienes han tenido que pagar también un alto precio para llegar donde están.

Daniel sufrió esta red de sucesos opresores; cuando fungiendo como gobernador, sus compañeros sátrapas buscaban ocasión para acusarle. Y dice la escritura que no hallaban ocasión alguna para acusarle; entonces utilizarían la misma ley de Dios, para dar lugar a la acusación. Y el rey firmó un edicto contra cualquiera que demandara petición a otro dios u hombre fuera de él. (Daniel 6:1-9) O sea que, usarían las mismas cualidades de la fidelidad y obediencia a Dios de Daniel para acusarle. Y Daniel fue acusado por orar y obedecer a su Dios.

Pero el carácter de Daniel, se mantuvo intacto, juntamente con su obediencia, oración y fe. Dice el verso 10 que cuando Daniel lo supo “…entro a su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias a Dios, como lo solía hacer antes.”

Esto es lo que Dios espera de nosotros, que frente a toda circunstancia sigamos obedeciendo, orando y dando gracias. Para Daniel orar mirando hacia Jerusalén significaba mirar al futuro, su fe le hacía mirar hacia el lugar que les esperaba. Para nosotros nuestra Jerusalén, es nuestra promesa; la que no podrá ser impedida ni por veinte sátrapas que se puedan levantar hoy, ni por el reino de las tinieblas. Dios librara nuestra vida y nuestra promesa del foso de los leones, como libró a Daniel.

Y aquellos que te acusaron, sus hijos y sus mujeres serán devorados en su maldad. (Daniel 6:24) La justicia de Dios vendrá en retribución, Su nombre será exaltado, todos temerán y temblarán ante la presencia de Jehová nuestro Dios. (v.26)

Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades. Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo.

Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una piedra de molino, y que lo hundieran en el fondo del mar. Mateo 18:6

#relfexion #justicia #Daniel #oracion #Mateo186 #Daniel6

0 vistas
  • Facebook Basic Black