Cuidando Nuestra Mente



En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente…Efesios 4:22-23

Cuando creemos que Jesús es nuestro Salvador y le recibimos como el Señor de nuestras vidas nos dice la escritura que somos hechos hijos de Dios, estamos experimentando un nuevo nacimiento. Cuando hablamos de algo nuevo, es porque realmente lo es; no está usado, corrompido. La escritura nos confirma en 1 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Eso incluye nuestra mente.

Cuando los problemas llegan repentinamente, por lo general nuestros pensamientos no son buenos y nuestra mente es bombardeada por pensamientos negativos y de temor. Estos pensamientos no son otra cosa que dardos del enemigo para corromper nuestra mente. Si creemos a sus mentiras, ellas se arraigaran en nuestra mente creando una fortaleza enemiga en nosotros mismos por la que seremos atacados constantemente sin piedad. Es en ese momento que comenzamos a recibir estos dardos que debemos elegir confiar en Dios.

Las cosas que tememos nos pueden ocurrir. Job dijo: “Lo que más temía, me sobrevino; lo que más me asustaba, me sucedió”. Y sucedía que cuando los días del banquete habían pasado, Job enviaba a buscarlos y los santificaba, y levantándose temprano, ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque Job decía: Quizá mis hijos hayan pecado y maldecido a Dios en sus corazones. Así hacía Job siempre. Job 1:5 Los pensamientos de calamidad de Job no eran aislados, sino constantes, siempre. Todos conocemos la historia de Job y realmente no queremos que algo así nos suceda a nosotros, ni a nadie.

¿Cómo podemos identificar estos ataques? Es fácil; si es un pensamiento de desánimo, si infunde temor, preocupación, duda, debilidad, inseguridad o nos hace sentir poco capaz de realizar aquello para lo que Dios nos llamó, no es de Dios y este pensamiento debe ser desechado.

Colosenses 3:2 nos dice… Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Significa específicamente que nuestros pensamientos deben siempre estar dirigidos a aquellas cosas buenas que Dios tiene para nosotros.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11

Es posible elegir mantener nuestra mente enfocada en estas cosas buenas, Dios quiere que estemos en paz; Dios no quiere destruirnos, quiere bendecirnos y obrara para bien en nuestras vidas hasta que se cumpla Su propósito en nosotros, hasta perfeccionarnos.

Verán como sus vidas darán un gran giro cuando sus pensamientos se alineen a la voluntad de Dios, que es agradable y perfecta; a los principios de bienestar en la palabra de Dios para nosotros.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros. Filipenses 4:8-9

#reflexionreflexion #reflexion #pensamientos #renovandonuestramente #Efesios42223

1 vista
  • Facebook Basic Black