¿Cuál es tu causa?



Considerando que hoy parece celebrarse el “Día Internacional Contra la Homofobia y Transfobia” y que el tema ha inundado las redes sociales con variantes de expresiones, opiniones e ideas; quise escribir algo de lo que he venido observando desde temprano en la mañana.

Hay dos personas. Una de ellas, expresa su opinión, quizás esta haya sonado como una crítica porque así es como sabe hacerlo, porque no supo cómo expresarlo, o posiblemente su intención en un principio ni era de criticar, sino solo expresar lo que sabe y piensa.

Por otro lado está quien piensa algo diferente y critica directamente a quien ya ha ofrecido su punto de vista utilizando términos soeces, llamándole con sobrenombres; insultando.

Ahora, he visto muchas veces que este que insulta y tiene lo que podría ser considerada una vaga y ofensiva forma de tratar a otros es quien siempre exige que se respete su punto de vista y aquello que cree correcto.

Creo que queda claro que de la forma en que lo hace no es la mejor, ya que como se nos ha enseñado, no puedes exigir un respeto hacia equis o ye opinión si de un principio no practicas el mismo. Y se me hace difícil de entender a las personas que buscan se les apoye de esta manera.

Si quieres que tu opinión sea valorada, hallada correcta, y por lo que exiges respeto sea considerado coherente, pienso que deberías buscar una mejor forma de hacerlo.

Pregúntate:

¿Actuando como lo hago está bien? ¿Me estoy dando a entender de forma clara? ¿Se entiende lo que pido? ¿Estoy del todo familiarizada/o con el tema? ¿Entiendo lo que otros sienten y piensan? ¿Ya me puse en zapatos de otros?

Esto me trae a la memoria la historia de Números 27:1-11; sobre las hijas de Zelofehad, las cuales se llamaban Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa. Eran cinco mujeres que habían perdido a su padre en el desierto camino a la tierra prometida. Mientras el pueblo en su camino estaba pensando en la gran promesa dada por Dios, en la tierra que a cada uno le tocaría y lo que quizás harían en ella, estas mujeres no tenían, conforme a la ley derecho a nada; simplemente porque eran mujeres. Dice la escritura: Se presentaron delante de Moisés y delante del sacerdote Eleazar, delante de los príncipes y de toda la congregación, a la puerta del Tabernáculo de reunión, y dijeron: «Nuestro padre murió en el desierto. Él no estuvo en la compañía de los que se juntaron contra Jehová en el grupo de Coré, sino que por su propio pecado murió, y no tuvo hijos. ¿Por qué será borrado el nombre de nuestro padre de su familia? ¿Por no haber tenido hijos? Danos alguna heredad entre los hermanos de nuestro padre.» Y dice el verso 6 que Moisés llevó su causa delante de Jehová. (Números 27:2-6)

Estas mujeres estaban presentando su causa, su opinión; con respeto en el lugar y con las personas correctas aún cuando la misma ley de Dios estaba en su contra. No estaban incendiando sostenes, gritando palabras soeces o preparando pancartas de protesta. Estaban dialogando con respeto, no se quedaron calladas; pero tampoco se expresaron vulgarmente. Así mismo Moisés llevó su causa delante de Jehová y Jehová respondió a Moisés, diciendo: «Bien dicen las hijas de Zelofehad. Les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas. Y a los hijos de Israel les dirás: Cuando alguien muera sin dejar hijos, traspasaréis su herencia a su hija. Si no tiene hija, daréis su herencia a sus hermanos; y si no tiene hermanos, daréis su herencia a los hermanos de su padre. Si su padre no tiene hermanos, daréis su herencia al pariente más cercano de su familia, y de este será.» Para los hijos de Israel esto será una norma de derecho, como Jehová mandó a Moisés. (v.6-11)

El único Juez que juzga con perfecta justicia la causa de todos, falló a favor de las hijas de Zelofehad; no sólo recibieron su parte de herencia, sino que lograron que Dios cambiara la ley a favor de todos los que se vieran en una situación similar.

Siempre he dicho que hay que tratar como quieres que te traten y respetar si quieres que se te respete. No puedes exigir aquello que ni tú sabes dar o siquiera sabes lo que verdaderamente significa y sus consecuencias.

Quieres que tu vida sea justa o que tu causa sea vista con justicia; entonces acude a Jehová, el quitará toda duda y juzgará con perfecta justicia.

#justicia #pesentartucausa #Números27111 #Lashijasdezelofehad #respeto

0 vistas
  • Facebook Basic Black