Veredicto Final



Por su caminar, así llegó

aquella tarde a la sala del tribunal;

donde cientos de curiosos atestaban en el lugar,

donde una vez más se juzgaba a un delincuente habitual.

Murmuraciones se podía escuchar,

cuando allí los presentes vieron al padre llegar.

- Silencio, orden en la sala, o se callan o se van,

porque en este mismo instante el juicio va a comenzar.

Puesto de pies el acusado para juramentar,

y me tiene que decir solamente la verdad. Ya con esta van dos veces que lo traen al tribunal

y lo acusan de vicioso, de ladrón y criminal.

Y aunque la primera vez quedo puesto en libertad

porque estaba muy enfermo y por ser menor de edad,

nada lo libra esta vez, del veredicto final.

Y pagara su condena porque ya es mayor de edad;

-Diciendo estas palabras el juez lo mando a sentar.

Una vez juramentado le toco el turno al fiscal:

-Hay que sacar a la escoria que daña la sociedad

y yo pido para él, hoy la pena capital.

Y eso es todo señor juez no hay nada más que agregar,

no creo que su abogado de esta lo pueda librar.

Y antes de que su abogado lo pudiera asesorar,

mirando al juez dijo el preso: - Yo quiero testificar;

que perdone mi abogado sino le permito hablar,

pues jure sobre la Biblia decir toda la verdad.

Y la verdad señor juez, hoy no la puedo ocultar,

soy ladrón, soy vicioso y también soy criminal,

tengo todos los defectos que me quieran encontrar,

soy esa escoria maldita que daña la sociedad

como hace unos minutos dijera el señor fiscal.

Pero yo, digo llorando, si estoy en este lugar

acusado de vicioso, de ladrón y criminal,

aunque me duela decirlo, el culpable es mi papá.

Mucha gente se creía que era un padre ejemplar,

porque era un santo en la calle pero un demonio en mi hogar.

No recuerdo señor Juez en mis veinte años de edad, una frase cariñosa de labios de papá.

La palabra del Señor jamás se escucho en mi hogar,

solo se hablaba de dinero, lujo y comodidad.

Me fallo como padre y como esposo a mi mamá.

Porque no llego a cumplirle lo que le juro ante el altar.

Recuerdo cuando golpeaba sin compasión a mamá

cuando ella le reprochaba toda su infidelidad.

Es cierto que la comida nunca falto en nuestro hogar, pero siempre falto lo que nunca debería de faltar.

No hubiera querido decírselo aquí papá,

pero en lo poco que me dio, falto lo más esencial,

fue el amor señor Juez, el amor es lo primordial,

porque el amor no permite que se destruya un hogar,

y el nuestro se destruyo por culpa suya, papá.

Y cuando estuve dos meses enfermo en el hospital,

usted no saco ni un día para irme a visitar. En mi inocencia de niño hacia sufrir a mamá,

siempre que le preguntaba donde estaba mi papá.

Y fueron muchas las noches que llore de soledad,

tu ausencia en mi cumpleaños, tu ausencia en la navidad,

nunca me diste un consejo, mucho menos tu amistad;

ni lo más que yo anhelaba tú no lo supiste dar.

Porque no eran bicicletas ni barquitos de cristal,

tampoco las ropas caras que me solías comprar,

tampoco era el traje de buzo ni la caña de pescar;

sabes lo que yo quería, ¿quieres saberlo pap;

era que en tus fuertes brazos me quisieras abrazar,

y que me dieras un beso antes de irme a acostar,

y me contaras la historia de David y Goliat.

Que nos llevaras contigo cuando te ibas a pasear,

que a mí me compraras dulces y flores a mi mamá.

Que después por la noche me ayudaras a estudiar,

que me sentaras en tus piernas y que abrazaras a mi mamá,

que me dijeras te quiero, eso tan solo papá.

Usted está en deuda conmigo y yo con la sociedad.

Eso es todo señor juez nada más que la verdad,

soy huérfano de padre aunque vive mi papá.

-Aquí queda comprobado- dijo el juez sin titubear;

no es tanta la delincuencia de la juventud actual.

Que la mayor delincuencia, sin duda es la paternal,

y yo me voy corriendo a casa, quiero a mi esposa abrazar.

Quiero besar a mis hijos y ser un padre ejemplar.

Pero antes de marcharme el juicio debo acabar;

No sin antes decir el veredicto final.

¡Que dejen libre al hijo y encierren a su papa!

#veredictofinal #poema #padres

0 vistas
  • Facebook Basic Black