Tus Pasos... Al Destino de Dios



Los pasos del hombre los dirige el Señor. ¿Cómo puede el hombre entender su propio camino? Proverbios 20:24

Esta mañana mientras oraba, sentí en mi espíritu que hay mucho pueblo sintiéndose sin dirección. Esto suele suceder cuando nos encontramos en medio de situaciones difíciles de comprender. ¿No es interesante que creamos que Dios está dirigiendo nuestros pasos cuando todas las cosas están bien y obtenemos todo lo que queremos? Pero la voz de Dios que hoy comparto en Mis Letras va dirigida a estas personas que necesitan comprender que el Señor dirige nuestros pasos, aún cuando las cosas no parecen ser favorables.

Es precisamente en esos momentos de dificultad, donde las cosas se están moviendo a favor del plan de Dios. Pero de que nos sirve orar para que Dios dirija nuestros pasos, si no estamos dispuestos a mover nuestros pies.

Durante estos días he recibido revelaciones en sueños, donde he visto a personas que viven en Puerto Rico, que se sienten confundidos y sin dirección; gente que están en medio de situaciones difíciles ahora, pero no comprenden que Dios les está obligando a moverse. Sé que algunos saldrán de la Isla pronto; porque Dios está guiando sus pasos a nuevos senderos, no solo físicos, sino espirituales. Debemos aprender a confiar en Dios y mantener una buena actitud en medio del caos y la confusión, con la seguridad de que Dios aún tiene el control.

Para el año 1990 aproximadamente dos ex jugadores de básquetbol, perdieron su vuelo de escala con destino a Kenia. Después de nueve horas de larga espera, aparecieron dos asientos disponibles para un próximo vuelo, pero en primera clase. Fue así, como los dos jugadores quedaron sentados en la parte delantera del avión. En la mitad del vuelo, el avión entró en picada, y comenzó a desplomarse a tierra y a toda velocidad. Las cosas no podían estar peor, pero en medio de la conmoción, una azafata abrió la puerta de la cabina, y allí estaba el problema, un hombre grande y furioso había sometido a los pilotos y les tenía inmóviles. Los dos basquetbolistas, que al estar cerca se percataron de lo sucedido, se lanzaron sobre el atacante y lo sometieron hasta lograr controlarlo. Sin su ayuda, el avión se hubiese estrellado unos segundos después.

Dios retrasó a estos dos hombres y los ubicó estratégicamente, donde pudieran ayudar a salvar el vuelo entero.

Creo que Dios está haciendo exactamente lo mismo con algunas personas; les está incomodando sus días y les está obligando a una espera, pero sin saber ni siquiera lo que están esperando. Está permitiendo que se encuentren sin una aparente salida; pero con un firme propósito de colocarles en asientos de primera clase, en lugares privilegiados; para salvar la vida espiritual de muchos.

El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.

Proverbios 16:9

#Proverbios169 #Proverbios2024 #LospasoslosdirigeDios

0 vistas
  • Facebook Basic Black