Venciendo La Tempestad



El tiempo en la Florida es una verdadera locura. Las temperaturas varían constantemente y ni hablar de la lluvia. Se puede salir con un sol radiante y en a penas diez minutos estar experimentando una tormenta increíble con la que apenas puedes manejar y ver hacia adelante. En nuestra vida cristiana sucede exactamente lo mismo. Podemos levantarnos en la mañana en completa bonanza y antes de finalizar el día estar experimentando una terrible tempestad. Situaciones que llegan sin ser esperadas y que pueden turbarnos, afligirnos, atemorizarnos a tal punto de detenernos totalmente en nuestro camino.

Comparto la historia de una joven que conducía junto con su padre. Se toparon con una tormenta, y la joven le preguntó a su padre: ¿Qué debo hacer? El dijo: "Sigue conduciendo". Los autos empezaron a orillarse hacia afuera de la carretera, la tormenta estaba empeorando. "¿Que debo hacer?" -preguntó la joven. "Sigue conduciendo", respondió su padre. A unos cuantos metros, se dio cuenta de que un trailer también se estaba orillando. Ella le dijo a su papá: "Debo detenerme, apenas puedo ver adelante. Es terrible, y todo el mundo se está orillando!" Su padre le dijo: "¡No te rindas, sigue conduciendo!" Ahora la tormenta era terrible, pero ella nunca dejó de conducir, y pronto pudo ver un poco más claramente. Después de un par de kilometros volvió a estar en tierra firme, y salió el sol. Su padre le dijo: "Ahora puedes parar y salir." Ella dijo: "¿Pero por qué ahora?" Dijo: "Cuando salgas, mira atrás a todas las personas que se rindieron y todavía están en la tormenta. Ya que nunca te rendiste, tu tormenta ha terminado. Este es un testimonio para cualquiera que esté pasando por "tiempos difíciles". Sólo porque todos los demás, incluso los más fuertes, se rinden. Tu No tienes porque hacer lo mismo... si sigues adelante, pronto tu tormenta terminará y el sol brillará sobre tu rostro otra vez. Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: !Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza.

Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe?... Lucas 8:34-35

#Lucas83435 #Venciendolatempestad #tormentas

0 vistas
  • Facebook Basic Black