top of page

APRETADO

Actualizado: 1 ago 2022




¿Quien no ha vivido la experiencia de sentir un zapato apretado? Hace unos días yo misma tuve esta experiencia y no entendiendo cómo un zapato que ya me había puesto antes, ahora no lo soportaba; entonces, vino esta maravillosa reflexión del Espíritu.

Sobre el zapato apretado es la voz de Dios que hoy comparto en Mis Letras.

¿Sabías que a veces lo que aprieta es la media y no el zapato?

No podrás saberlo si no te pruebas el zapato sin la media.

En ocasiones podemos llegar a pensar que lo que nos oprime y aprieta es aquello en lo que estamos sirviendo. Sin embargo; en el momento en que ya no aguantas más el dolor del fuerte ajuste, de tu ministerio o servicio es cuando deberás sentarte y poner a un lado el zapato por un momento, ir a la presencia del Señor y quitar la media que está adentro.

Son esas cosas que puedes estar llevando por dentro del zapato; esas luchas que no se ven, esas obstinaciones, deseos o planes no realizados que no has sacado fuera de ti las que realmente te están apretando.

Números 22:25-32 nos relata una parte de la historia del profeta Balaam y quien en su corazón llevaba un plan, un deseo y una obstinación en hacer algo que él sabía no era la voluntad de Dios; aceptar las ofertas de Balac.

Dios permitió que la mula de Balaam actuara, llevaba toda su vida con su dueño y nunca tuvo problemas con ella; sin embargo, sirvió para que Balaam sintiera la presión en su pie y se revelara su mal proceder.

El verso 25 nos dice: “Y viendo el asna al ángel de Jehová, se pegó a la pared, y apretó contra la pared el pie de Balaam; y él volvió a azotarla.

No te quejes de tu llamado, de tu obediencia, de tu ministerio; ellos no son los que te aprietan. No fue el llamado del profeta lo que le apretó, fueron sus planes, su obstinación en hacer algo distinto a lo que Dios le había llamado lo que le apretó su pie.

¿Cuantos zapatos has desechado porque te “apretaban”? No deseches el llamado y la obediencia a Dios. Sé fiel a Dios y de Él vendrá toda recompensa. Quita la media del interior y te darás cuenta de que el zapato te queda perfecto.

170 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page