top of page

CARTAS DE AFLICCIÓN



¿Quién no ha recibido una carta en su vida? Una carta de un ser amado puede llenarnos de gran alegría; una carta que traiga buenas noticias puede llenarnos de esperanza, pero ¿qué hay de esas cartas que producen aflicción? Sobre las cartas de aflicción es la voz de Dios que hoy comparto en Mis Letras.


En 2 Reyes 19:14-19 encontramos los siguientes versos… “Y tomó Ezequías las cartas de mano de los embajadores; y después que las hubo leído, subió a la casa de Jehová, y las extendió Ezequías delante de Jehová. Y oró Ezequías delante de Jehová, diciendo: Jehová Dios de Israel, que moras entre los querubines, solo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste el cielo y la tierra. Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira; y oye las palabras de Senaquerib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente. Es verdad, oh Jehová, que los reyes de Asiria han destruido las naciones y sus tierras; y que echaron al fuego a sus dioses, por cuanto ellos no eran dioses, sino obra de manos de hombres, madera o piedra, y por eso los destruyeron. Ahora, pues, oh Jehová Dios nuestro, sálvanos, te ruego, de su mano, para que sepan todos los reinos de la tierra que solo tú, Jehová, eres Dios.”

‭‭


Ezequías estaba en aprietos, el rey sirio mandó a un embajador a decirle que estaban perdidos, que era mejor rendirse. A los ojos humanos tendría toda la razón, Siria era una gran potencia e Israel no tendría oportunidad alguna. Este embajador insultó a Dios, a Ezequías y al pueblo, les causó miedo. Pero ¿qué hizo Ezequías? El fue a buscar a Dios.

Me encanta que va al templo y le muestra la carta al Señor, y ora.


Es posible que tú también tengas en tu mano hoy cartas difíciles, una carta de divorcio, una carta de deuda, una carta de amenaza, una carta de diagnóstico médico… La pregunta es: ¿Tú qué has hecho con esa carta? ¿Te acercaste a Dios, o te alejaste de Él?

Lo que hizo Ezequías fue interceder, me atrae la atención el verso 19: Señor y Dios, sálvanos para que todas las naciones de la tierra sepan que tú eres Señor.

Cuando te acerques a Dios pide que te salve de tus cartas de aflicción de tal forma que su reino sea establecido, para que tú seas una evidencia de lo que Él puede hacer.


Medita hoy: ¿Qué haces con tus cartas de aflicción que llegan a tu vida?

160 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page