top of page

¿CON O SIN?



Sobre la diferencia entre tener contigo al Espíritu de Dios y no tenerlo es la voz de Dios que hoy comparto en Mis Letras.


La Palabra de Dios en 1 Samuel 16:14 nos dice: El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.


Cuando el Espíritu Santo descendió sobre Saúl, fue a cumplir el propósito de Dios y salvar la ciudad. Cuando el Espíritu Santo dejó a Saúl, quiso cumplir sus deseos y salvar su reputación y título delante del pueblo.


Entonces Saúl dijo a Samuel: Yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí a la voz de ellos. Perdona, pues, ahora mi pecado, y vuelve conmigo para que adore a Jehová. 1 Samuel 15:24-25

Y una vez más en el verso 30 Saúl dijo: "Yo he pecado; pero te ruego que me honres delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel, y vuelvas conmigo para que adore a Jehová tu Dios."


El Espíritu Santo se nos da para ayudarnos a cumplir el propósito de Dios, para ayudarnos a vencer nuestra naturaleza pecaminosa y dar fruto. El Espíritu no fluye sobre nosotros los creyentes para hacernos famosos, ricos, aplaudidos o bien aceptados.


Sin el Espíritu Santo, nos obsesionamos con títulos, posiciones y aplausos. Sin el Espíritu Santo, las personas siempre están enfocadas en sí mismos, son demandantes con todo, se ofenden fácilmente, son intemperantes, extremadamente celosas, viven para el aplauso del hombre, están listas para darse por vencidas y huir al escuchar la más mínima crítica. Ellos viven culpando a los demás de sus desgracias.


Con el Espíritu Santo, nos preocupamos por el llamado de Dios, propósito y misión. Con el Espíritu Santo, la gente sana a los enfermos, echa fuera demonios, salva a los perdidos, impacta al mundo e ignora lo que la gente dice de ellos.


¿Qué tal si oramos juntos?

Espíritu Santo, te necesito en mi vida para poder honrar a Dios; reemplaza la tensión y la presión dentro de mí con Tu templanza y paz. Ayúdame a cumplir Tu misión y propósito; que pueda menguar para que Tú crezcas. En el nombre de Jesús; amén.

67 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page