top of page

DAD DE GRACIA




¿Quién no ha oído hablar alguna vez sobre cómo se celebra esta época en Puerto Rico? Puerto Rico, es la isla donde nací;  y allí la navidad tiene una importancia monumental: se celebra al niño Jesús nacido, se multiplican las reuniones con familiares y amigos. Se le agrega, buena comida, interminables fiestas y adornos navideños, que se exhiben desde el mes de septiembre, hasta febrero. Creo que es el lugar donde más se extiende esta festividad. En fin; ¡es una temporada de alegría!

Sin embrago hace algunos años atrás; antes de establecerme en el estado de la Florida y durante la época navideña, experimenté tantas situaciones adversas que me sentía desgastada y con mis manos vacías. Aunque vivía en la Isla del encanto, no estaba muy encantada con mi situación en aquellos días. 

Sorpresivamente surgió un viaje misionero para aquella época navideña. ¡Vaya que Dios nos sorprende! Verdaderamente, que Dios tiene sentido del humor. Justo cuando pensaba, que no tenía nada que dar, resultó ser la temporada en que a Dios le plació, que diera aún más.


Por unos 21 días en la frontera de Haití, me rodee de gente que no tenía prácticamente nada. No tenían servicio eléctrico, ni un baño, ni agua, ni mucha ropa que ponerse, ni sábanas o abrigos para cubrirse; apenas tenían alimentos y eran contados los que tenían una Biblia.

Allí di, de lo que por gracia había recibido de Dios, e indiscutiblemente lo más valioso que tenía, compartiendo amor, salvación y gozo. Me topé con mucha gente, marginada, pobres de espíritu y olvidados, que se daban a si mismos, calor humano, aún cuando las temperaturas se encontraban por debajo de los 60 grados. 

Entonces comprendí, que las nuevas de gran gozo, aun pueden mantenerse vivas en las peores circunstancias y que esas nuevas están al alcance de todos. Que cuando no las experimentamos, es porque estamos esperando encontrarlas en lugares o cosas equivocadas.


José y María buscaban una posada decente donde naciera el niño pero fue en un establo donde experimentaron las nuevas de gozo. Los sabios de oriente buscaban un palacio digno de un rey; pero encontraron las nuevas de gozo en un humilde pesebre. Los ángeles, entre mucha gente, encontraron a unos simples pastores que divulgaran las nuevas de gozo que traerían salvación.


Dios esperaba hallar a alguien que pudiese compartir las buenas nuevas;  y me encontró a mí aquella navidad. Hoy sigue buscando gente, que aunque parezcan tener poco, tengan el amor de Dios que a otros les falta.

Ni aún el clima más frio en el exterior o las circunstancias más frías de nuestra vida, pueden congelar el amor y el gozo de Dios que se encuentran cálidamente dentro del corazón.


“He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.” Mateo‬ ‭1:23‬ ‭

¿Qué más podemos pedir? Teniéndolo a Él, lo tenemos TODO. Sin importar qué puedas estar viviendo esta temporada; da de lo que por gracia ya has recibido de Dios.

...De gracia recibisteis, dad de gracia (Mateo 10:8).


137 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page