El Valor Del Fruto


Hace unos días escribí este pensamiento en Facebook...

¿Cuál es tu definición del éxito? ¿Es el número de seguidores en Twitter? ¿Los “likes” de Facebook? ¿Riqueza? ¿Ser el mejor en algo?

Creo que todos caemos en creer definiciones erróneas del éxito más a menudo de lo que quisiéramos admitir. Asumimos que las opiniones de otros o su aprobación dicta si algo en nuestra vida es un éxito o no. ¿Pero, qué tal si la definición del éxito es simplemente el dar el fruto que fuimos creados para dar?

Un árbol frutal exitoso no le importa que tan alto, frondoso, bonito o escalable es. Estas cosas pueden ser bendiciones adicionales, pero el éxito actual es cuánto fruto da y cómo nutre a otros.  

Y escribí sobre esto, porque muchos de nosotros hemos mezclado nuestra identidad con nuestra propia definición del éxito. Encontramos nuestro valor en un sistema que hemos creado, y calculamos nuestro valor usando esta vara de medir falsa, en vez del patrón celestial. Conozco personas a menudo que están enojados, quebrantados, amargados y desesperados porque Dios no ha hecho algo o no les ha dado algo que ellos buscaban. Pero ellos están basando su valor en lo que ellos piensan que deben de haber sido o deben haber tenido, y por lo tanto piensan muy poco de ellos mismos. Esto no es humildad, es una mentira.

Necesitamos estar seguros de nuestra identidad en Dios, y no depender de una fuente externa para recibir afirmación, aprobación y valor. Simplemente porque los elogios son hechos por el hombre y no son eternos. Si insistimos en escoger llevar estas cargas, no podremos tomar las bendiciones que Dios tiene para nosotros.  

Cuando encontramos nuestra identidad y valor en los lugares correctos, no hay más presiones. ¡Las palabras de hombrea no nos agobian ni nos dictan, y nuestro sistema de valor y vara de medir cambian drásticamente! Si hemos hecho fielmente la tarea que Dios nos ha encomendado haciendo lo mejor que hemos podido y en conjunto con Él, entonces hemos tenido éxito. Tal vez nunca veamos el fruto terrenal, ni nunca recibamos los elogios de hombres, ni seamos vistos con un éxito por otros usando la vara de medir plástica del mundo. Pero nos elevaremos y seremos llevados a alturas que nunca hubiéramos podido con todo el peso que nos agobiaba. Veremos secretos del cielo porque Dios puede confiar en nuestros corazones. Encontraremos la presencia de Dios en maneras que muchos nunca lo harán, porque sólo estamos interesados en Su afirmación y aprobación.

Toma tiempo hoy y descubre realmente de dónde recibes tu valor. ¿Cuál voz es la que te afirma más? ¿Dónde es que tu identidad reside? Identifica si tu identidad ha sido atacada, reclame las cosas que Dios ha hablado sobre tu vida, y empieza a vivirlas.

Recuerda que, la opinion de Dios es la que cuenta y lo demás sobra.


“Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.”

‭‭Gálatas‬ ‭1:10‬ ‭


“Así que, por sus frutos los conoceréis.”

‭‭S. Mateo‬ ‭7:20‬ ‭

60 vistas
  • Facebook Basic Black