top of page

¡ESTOY CANSADO!



Es innegable que todos los seres humanos experimentamos cansancio en algún momento en nuestras vidas. Algunos se cansan más que otros, pero el cansancio es algo que nos ocurre a todos. Para aquellos que hoy experimentan el cansancio es la Voz de Dios que hoy comparto en Mis Letras.


Cuando hablamos del cansancio físico, el asunto no es tan difícil resolverlo porque una buena cama, un tiempo sin hacer nada, un reposo adecuado permitirá el regreso de nuestras fuerzas para seguir haciendo lo que debemos hacer.

No obstante, hay otro cansancio que no es tan sencillo de solucionar como el físico. Me refiero al cansancio emocional que puede experimentar una persona por infinidad de razones. La carga emocional por alguna prueba, por enfermedad en la familia, la preocupación por los hijos, las dificultades económicas, todas ellas y muchas más, producen un cansancio que hace caer las manos y causa desesperanza y desaliento.

Ese cansancio emocional provoca, en ocasiones, el que la persona sienta que ya no tiene fuerzas para luchar. Para las personas que no conocen a Jesús, la situación del cansancio emocional se une a la falta de fe, y el resultado es una vida sin esperanza que trata de cargar lo que difícilmente su alma puede sobrellevar.

Para los que estamos en Cristo, por Su gracia y Su misericordia, la situación es completamente diferente. No cambia el hecho de que pasemos por situaciones que producen una gran carga emocional. No estamos exentos. Jesús mismo dijo: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad yo he vencido al mundo” (Jn. 16:33).

Lo que ocurre es que le tenemos a Él, tenemos promesas en las cuales podemos creer y rsperar confiadamente con nuestra mirada puesta en Él, porque Él es fiel y cumple lo que promete. Podemos orar y confiar que, en medio de nuestras circunstancias, podemos ser fortalecidos y recibir nuevas fuerzas. Dios nos ha dicho que Su paz, que sobrepasa todo entendimiento, nos puede llenar, y con ella en nosotros, lo difícil puede convertirse en un milagro de Dios a favor nuestro.

Dios le dijo al pueblo de Israel, unas palabras hermosamente alentadoras: “Porque satisfaré al alma cansada, y saciaré a toda alma entristecida” (Jer. 31:25).

Hoy te hablo a ti que estás cansado, a ti que estás cansada. Ciertamente, Dios tiene para los que somos Sus hijos, fuerzas celestiales que nos son dadas por amor. No olvides Su promesa: “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas" (Is. 40:29). No tienes porque permanecer en ese estado. Agárrate de Sus promesas, clama a Él con la confianza de que Él te escucha y te responde. Él es nuestro socorro y nuestra ayuda.

116 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Amén gracias a esas promesas cada dia estoy mas fortalecida .Dios es bueno en todo tiempo.

Gracia pastora Dios la siga bendiciendo poderosamente

Like

dianaivis7
dianaivis7
Jun 13, 2023

🥹 Que bello es nuestro Señor! Él está al pendiente de cada detalle en nuestras vidas. No hay nadie como Él 🙌🏼 Gracias pastora, por ser un instrumento usado por Dios, para edificación de nuestras almas. Te amo 🥰

Like
bottom of page