LA ESPERA


El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas, y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.” Génesis 7:11-12


A la luz de la experiencia vivida por Noe y su familia, la voz de Dios que hoy comparto en Mis Letras va dirigida a quienes estan viviendo la espera que desespera después del paso de obediencia.


Puede que la parte más difícil de obedecer a Dios, sea esperar. Sólo piense en lo siguiente con respecto a Noe: Meses en un arca, meses alimentando animales, meses de lluvia sin un poco de sol que levante el ánimo, y más meses limpiando los desechos de los animales.

El arca no debió ser el lugar más agradable para pasar el tiempo, el encierro, los edores, qué difícil.

Así mismo también para nuestra espera. El tiempo pasa y nada parece cambiar. ¿Has estado ahí? ¿Lo has vivido? ¿Lo estás viviendo? Esa llamada que esperas y nunca llega. Ese análisis que no muestra progresos en el tratamiento. No hay ningún cambio de comportamiento o carácter en esa persona que significa mucho para ti. Todo parece estático.

Espera. Silencio. Todo se ve oscuro.

Noé estuvo ahí, no es fácil inundar todo un planeta y no es rápido des-inundarlo. Ahí estaba Noé, feliz de haberse salvado él y su familia, pero angustiado porque Dios no le mostró el final de la película, sólo le dijo que era un buen final. Tocaba esperar.


A menudo resaltamos la obediencia de Noé, pero pasamos por alto su paciencia. La paciencia requerirá fe, porque muchas veces la obediencia será inevitable, pero la fe puede escasear. Noé está encerrado en una situación que sacará una de dos cosas: o lo peor de él o lo mejor. El resultado ya lo conocemos. Pero hay un mensaje claro; desobedecer no era una opción. Y no lo es aún.

La situación que estás atravesando puede sacar lo mejor de ti o lo peor de ti; pero Dios sigue diciendo: obedece, cree, confía, espera; te garantizo que el final es bueno. ¿Lo crees?



167 vistas4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo