Tiempo en el Desierto


Mientras escribo para YouVersion ahora; acabo de ser dirigida a compartir algo breve de lo que estoy escribiendo. Creo que estas palabras pueden ministrar a alguien hoy.

Habló Jehová a Moisés en el desierto de Sinaí, en el tabernáculo de reunión, en el día primero del mes segundo, en el segundo año de su salida de la tierra de Egipto, diciendo: Tomad el censo de toda la congregación de los hijos de Israel por sus familias, por las casas de sus padres, con la cuenta de los nombres, todos los varones por sus cabezas. De veinte años arriba, todos los que pueden salir a la guerra en Israel, los contaréis tú y Aarón por sus ejércitos. Números 1:1-3 En este capítulo, Moisés recibe la instrucción de parte de Dios para censar al pueblo. Contando los hombres de guerra y siendo unos 603,550, nos sugiere que la población en total entre hombres, mujeres y niños era una mayor a los tres millones.

Censar al pueblo de Israel debe haber sido un gran proyecto para Moisés, y debe haberle ocupado mucho de su tiempo. Sin embargo, todos tenemos un regalo de Dios distribuido en la misma cantidad y, aun así, nunca parece suficiente. ¿Cuál es ese regalo? El regalo del tiempo.

Ya sea que seas un campesino, electricista, ama de casa, maestro o el presidente de una nación se te ha dado las mismas 24 horas que tienen todos los demás. Quizás te encuentras afanado intentando administrar tu tiempo de tal forma que puedas arreglártelas para cumplir con todo lo que te hayas propuesto este día. Sin embargo, piensa en esto; Dios te ha dado el tiempo suficiente para ocuparte en aquello que Él espera que hagas. O sea, si estas demasiado ocupado para hacer lo que Dios te pide que hagas, entonces estas más ocupado de lo que Dios espera que estés.

Moisés recibió instrucciones de Dios en acorde al tiempo que le regaló Dios. Y sin importar las circunstancias desérticas en las que se encontraba. Medita en esto; no hay mejor tiempo que el presente para posponerlo, no hay nada mejor, ni de mayor satisfacción que hacer lo que Dios dice… ¿Para qué posponerlo entonces?

Los inversionitas saben muy bien como y dónde invertir lo que tienen; dinero. Si tienes 24 horas cada día dadas por Dios, conviértete en el mejor inversionista de lo que tienes; en vez de afanarte todos los dias para tener lo que no tienes.

¿Quieres que Dios te bendiga espiritualmente, quieres que Dios te coloque en un lugar privilegiado, quieres que Dios te use? Entonces, es simple; tienes que hacer lo que Él te pide que hagas, administrando correctamente lo que ya te dio para hacerlo. ¡Tu tiempo!

Dios te Bendiga

186 vistas5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo