¿VALE LA PENA VIVIR?

Actualizado: jul 2


La voz de Dios que hoy comparto en Mis Letras va dirigida a quienes pueden estar viviendo entre dos deseos.

El periódico The Times público lo siguiente: «En el futuro, los científicos podrán ser capaces de prolongar la vida, pero ¿valdrá la pena vivir?». Al parecer, un profesor de Oxford afirma que pronto podría ser posible prolongar la vida de muchas personas hasta la edad de 115. Pero la pregunta es «¿Valdrá la pena vivir?» Considerando esto, un aumento del tiempo de vida sería de poco valor a menos que sea para una vida que vale la pena vivir. El apóstol Pablo no veía la prolongación de la vida como un objetivo principal: «Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia» (Filipenses 1:21) De hecho, él consideraba la muerte como algo de mayor valor. Sin embargo, para Pablo, Jesucristo había hecho su propia vida profundamente digna de ser vivida. Según la carta a los Filipenses capítulo uno. Si estás enfrentando retos o dificultades importantes en tu vida hoy; reconfórtate por el hecho de que Dios puede usarte en medio de tus luchas. Él puede obrar a través de ti en formas que no podrías ni imaginar en tu diario vivir. Cuando Pablo escribió esta carta, estaba bajo arresto domiciliario en Roma, atado a un soldado romano por una cadena de 3 pies de largo. Estaba encarcelado en muy malas condiciones, en espera de juicio y su posible ejecución. Sin embargo, creía que su vida en Cristo significaba «un trabajo fructífero» para él (v.22). Ninguno de nosotros ha llegado al final todavía. Todos somos obras en progreso. La oración de Pablo por los filipenses era para que ellos fueran aún más fructíferos y esta es la voluntad de Dios hoy para nosotros: • Creciendo en amor • Creciendo en conocimiento • Creciendo en santidad Toda la vida de Pablo estaba centrada en Cristo. Su deseo era que Cristo fuera exaltado en su cuerpo, «ya sea que yo viva o muera» (v.20). Se sentía «dividido entre dos deseos»

«Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.» De muchas formas, deseaba «partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor» (v.23). Aunque Pablo anhelaba estar con Cristo, parte de él también quería permanecer vivo porque sabía que significaría «un trabajo fructífero» (v.22). Su deseo era ver a los filipenses avanzar en su fe y que su alegría en Cristo Jesús desbordara (v.26). Entonces, sea que tengamos realmente la posibilidad de que nuestra vida se extienda o no, es necesario que vivamos una vida que valga la pena vivir; una vida llena de fruto. En Cristo, vale la pena vivir. Quizás tu vida sea la única Biblia que algunos lean; así que vive bien.

¡Dios bendiga tu vida!





129 vistas4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo